Aún no habla…¿Tengo que preocuparme?

La mayoría de los niños dicen sus primeras palabras antes de cumplir el año, pero hay otros que les cuesta arrancar un poco más. Es común oír a madres decir que aún no suelta prenda, a pesar de sus esfuerzos diarios por enseñarle a decir: “papá, mamá o agua”.

La adquisición del lenguaje es algo progresivo y no hay un parámetro fijo para establecer a que edad un bebé debe decir esto o aquello. En lo que tenemos que fijarnos para descartar algún problema con el lenguaje, u otro tipo de dificultad que afecte  a este área es saber si emite algún sonido o si se gira al escuchar un estampido cerca. Aunque cada niño es distinto, es más probable que aquellos que no tienen hermanos o no van a la guardería tiendan a cierto retraso. Es importante que consideres esta circunstancia.

¿Cúando debes empezar  a preocuparte? Es sencillo, en el momento en el niño o la niña ha cumplido 16 meses y no emite sonidos y tampoco dice una sola de las conocidas como las primeras palabras: papá, mamá… es aquí cuando debes comenzar  a estar alerta. Si a los 20 meses aún no dice nada, ve a un especialista. Es común que este cuadro se asocie a un escaso interés por relacionarse, son niños que les gusta jugar poco e incluso cuando le pides que haga algo y no es capaz de entender la orden. Aquí cuando debemos empezar a preocuparnos puesto que puede ser un déficit auditivo o incluso un problema neurologico.

Para motivar el lenguaje con un bebé:

  • Los niños aprenden por repetición y de esta forma debemos emplear el lenguaje. Le resultará más sencillo aprender las palabras que escucha cada día con lo que repite las mismas palabras ralacionadas con las cosas cotidianas: aseo, juguetes, comida…
  • Olvídate del llamado “baby-talk” es decir el “guau-guau” y similares. El perro es un perro y si no es ahora, ya lo dirá más adelante.
  • Háblale bastante y siempre de una forma sencilla y con palabras que pueda aprender rápidamente
  • Léele un cuento a diario. Cuando son muy pequeños es mejor que sea el mismo cuento para que mientras lo leas le vayas señalando las cosas. Mientras más lo repitas más familiar le resultarán las palabras. Es conveniente que utilices cuentos con pictogramas o esos en los que hay como máximo una frase debajo del dibujo.

Y a los dos años, para aquellos niños que entienden pero no se lanzan a hablar:

  • No le dejes que utilice gestos o señale para referirse a las cosas. Hasta que lo intente pedir no se lo des.
  • Frases cortas y palabras muy sencillas, cosas que estemos seguros que puedan entender.
  • No le corrijas constantemente, si dice una frase y auque no vocalice muy claramente, demuestrale que lo has entendido y repóndele
  • No le apremies cuando quiera decir algo, que se tome su tiempo. Entiéndelo como parte de su desarrollo.
  • Hay muchos juegos interactivos que ayudan en esta tarea, busca los que más sencillos sean y sobre todo que se adecúen a su edad.
Anuncios