¡Mamá porfi, cómpramelo!

Mónica S. Florido

Algunos padres tienen un gran problema con sus hijos y es la impertinencia casi diaria de pedir algo. Quizá sin querer les han acostumbrado y lo que en un principio eran esporádicos detalles o juguetes con poco valor económico, se  ha ido convirtiendo cada vez más en una imposición casi diaria por parte de los peques. Son muy distintas las situaciones en las que se origina, y cada familia rabietasresponde a esquemas distintos pero el denominador común es siempre el mismo: quiero algo y como no me lo compres te monto un espectáculo.

 Los padres normalmente por evitarnos disputas en la calle satisfacemos sus deseos. Este es el mayor error. Nos equivocamos al actuar así, de esta forma estamos contribuyendo es a que no aprenda a tolerar su frustración. Por eso es tan importante entre otras cosas, saber decirles que no. Ten en cuenta que si sigues con esta tónica, estarás criando adultos materialista y poco dados a realizar esfuerzos para conseguir las cosas.

Y para que esto no ocurra te aconsejo seguir esta pautas:

  • Enséñale a cuidar sus cosas, la filosofía de “usar y tirar”  incita al consumismo. Ahora que tanto valor se esta dando a la conservación del planeta, iníciale en el reciclado. Un mismo juguete puede tener más vida.
  • Háblale de la suerte que tiene de poder disponer de cosas materiales, a veces es bueno hacerles ver que existen otros niños y niñas que no tienen ni lo básico, ni tan siquiera lápices para colorear. Es importante que este tipo de explicaciones no se expongan solo en Navidad. Esto pasa todo el año y no ocurre sólo en países lejanos, también pasa en nuestra provincia.
  • Conseguir dinero, viene de un esfuerzo diario. Les cuesta entender que el dinero no se obtiene fácilmente y piensan que mamá siempre tiene dinero en la tarjeta.
  • Educarle en valores,tengo la sensación que cada vez se están perdiendo y no ponemos mucho empeño en hacerles ver a los niños que es más importante “ser” que “tener”
  • La tele no es buena compañera en estos temas,no estoy en contra del uso de la televisión, porque usada correctamente es muy beneficiosa pero en la época navideña convierte a nuestros hijos en devoradores de cosas. Cosas, que una vez pasadas las navidades, no se acuerdan ni de jugar con ellas.
  • Ayúdale a crear sus propias cosas con lo que tenéis por casa, por ejemplo sus invitaciones de cumpleaños, un marcador para sus libros, caretas para disfrazarse…Hay un mundo de posibilidades, seguro que en la biblioteca publica mas cercana a tu casa tienes libros que te darán ideas. De  esta forma puedes convertir los fines de semana de invierno en mucho mas amenos para ellos…y para vosotros.
Anuncios