Su amigo imaginario

Un día llegas a casa y tu hijo comienza a hablarte de su nuevo amigo, pronto te das cuenta que este niño del que habla sólo lo ve él y caes en que quizá sea aun amigo imaginario. ¡No te alarmes!amigo imaginario

Algunos niños entre los tres y siete años y durante un cierto periodo de tiempo utilizan su imaginación para crear a un amigo que les acompaña en su día a día.

Este nuevo personaje, suele ser alguien a través del cual expresan sus sentimientos. A estas edades no han aprendido correctamente a discriminar entre la realidad y la fantasía, con lo que utilizan a este amigo imaginario para afrontar sus impulsos negativos: celos, mentiras… Este compañero le sirve para jugar pero también para sentirse más protegido y seguro.

Como cada niño es distinto, la razón por la que actúa así dependerá de la necesidad que el niño tenga, y las inquietudes que le atemorizan. Nuestra función como padres es detectar la razón. No es algo muy preocupante, sobre todo porque desaparece con el tiempo, pero si es necesario observar para que no vaya a más.

Por ejemplo, a nuestro pequeño le cuesta relacionarse con otros niños y de repente aparece el amigo irreal. En este caso debemos darnos cuenta que existe un peligro y es que cuando el pequeño interactúa con su amigo imaginario dice y hace las cosas que en realidad el desea, pero debe saber que esto no ocurre mientras juega con otros niños. Es importante que aprenda a diferenciar realidad de ficción. Este ejemplo lo tenemos bastante claro pero también es común que cuando nace un hermanito empieza a mentir, pero siempre en boca de su amigo, no él; puesto que nuestro hijo asume el papel de “bueno”

 ¿Cómo debes actuar?

  • El amigo imaginario forma parte ahora mismo de su desarrollo y está cubriendo una serie de carencias,  con lo que sería un error burlarse o intentar que se olvide de esto. Así sólo conseguiremos que lo oculte, consiguiendo en nuestro hijo un mayor sentimiento de culpabilidad y sobre todo y lo más importante es que no desaparezca el problema
  • Queda patente que el niño es algo inseguro con lo que hay que ir poco a poco trabajando esa seguridad en su mismo. Por ejemplo: darle más autonomía, mejorar su autoestima…
  • Puede ser muy útil escuchar sus diálogos con este amigo imaginario, estas conversaciones te darán para descubrir sus deseos y sobre todo sus miedos.
  • Debes empezar a preocuparte cuando tu hijo prefiera quedarse a escondidas con él aún en compañía de amigos reales. Sería conveniente que acudieras a un especialista en psicología infantil.

Mas informacion:  Gabinete Infantia

Anuncios