Masaje: El papá y el bebé

 

¡Que importante es la figura paterna en los primeros meses de vida!

En los talleres de masaje solemos aconsejar que asistan ambos padres, y es agradable saber que ya tenían esta intención antes de que se lo propusiéramos.El padre actual es más activo y participativo y eso se nota.

Emociona ver a padres receptivos de lo que precisa el bebé, de darles cariño y tenerlos siempre en brazos e incluso de formularnos preguntas, sin importarles si son demasiado obvias o no; ya se encarga su pareja con la mirada, de dar constancia de este hecho…pero les da igual.

Sin entrar en diferencias sobre género, el padre tiene una necesidad de conocer. Todo es nuevo. Es muy probable que cuando estaba en presencia de otros bebés no pusiera atención en los detalles, pero ahora sí, ahora tiene dudas y le gusta saber, ahora es su hijo y le resulta importante asegurarse que lo está haciendo bien.

Sigue leyendo

Cólicos, ayúdale con los masajes.

Esta semana leía una estadística que habla que 5 de cada 10 niños recién nacidos padecen cólicos del lactante. No creo que exista duda alguna en que es la gran preocupación de los padres primerizos. Llora, no sabes el porqué y sobre todo… no encuentras la forma de calmarle.

A pesar de no existir una respuesta concreta sobre el origen de los cólicos, si es verdad que masajebebeel gran argumento o al menos la idea más respaldada por los pediatras es la inmadurez del intestino. 

Evidentemente los cólicos no tienen una solución directa y rápida para acabar con ellos, pero si es verdad que con pequeños parches podemos ayudar al bebé  a mejorar su malestar. Entre estos parches esta sin duda el más efectivo: el masaje infantil.

Numerosos estudios científicos nos demuestran que durante el masaje se segrega endorfinas que causan un efecto relajante y reduce los niveles de cortisol (hormonas del estrés) lo que ayuda al pequeño a sobrellevar los incómodos espasmos que sufre con los cólicos. El masaje por otro lado también nos beneficia a los padres.  Al ofrecerlos no solo nos relaja sino que también generamos una relación estrecha con el pequeño que nos aporta más seguridad y confianza.

Sigue leyendo