Tímido ¿cómo le ayudo?

 
Ésta es la gran pregunta que muchos padres se hacen. ¿Se nace tímido?…pues no, realmente no, perol o que sí es verdad, es que en nuestro carácter “de serie” está presente el nivel de retraimiento.

Para entenderlo mejor; en los “futuros tímidos” están más acentuadas sus reacciones a los estímulos, sin contar que suelen ser niños y niñas hiperemotivos y que ya desde bebé muestra una actitud más inhibida de lo habitual.

También podemos encontrarnos que un niño que había tenido una conducta social normal, empiece a retraerse.  La edad en la que aparece  esta conducta es un factor al que debemos prestar atención puesto que no es lo mismo a los tres años que a los diez. De todas forma si ves que persiste mucho y es muy intensa que hace que modifique demasiado su actividad social,  pide consejo profesional.

Es importante entenderlo y aceptarlo en el niño, y evitar frases como: “¿por qué no saludas?” “ve con los niños, juega con ellos, no tengas miedo…” o “pero hijo…saluda a la vecina”… De esta forma no consigues nada, al contrario, el niño irá transformando esta timidez en inseguridad.

Ser tímido tampoco es un factor tremendamente preocupante, muchos adultos son tímidos y se desenvuelven en la vida perfectamente. Cuantas veces no hemos escuchado decir a gente que desempeña profesiones tales como comercial, actor, cantante, conferenciante… que es tímido y le cuesta abrirse, pero que paradójicamente vive de ese trabajo.  Lo importante es crear habilidades sociales para que el niño sepa afrontar ese carácter reservado y no llegar a ser un eterno indeciso por miedo.

Sigue leyendo